04 abril 2006

Comienzo

Querer y lograr.
Buscar y encontrar.
Esa sensación intensa de la vida que pasa y llega.
Querer compartirlo.
Buscar la felicidad, verla en los que nos rodean y sentirse parte.
Cambiar para sentirse mejor.
Abandonar (ojala) lo que no nos gusta.
Encontrar tu sonrisa en el medio de la calle; mirar el reloj y saber que estas por llegar.
Preparar la comida para los dos y entre los dos.
Los masajes en los pies.
Un nuevo sobrino que viene y es luz.
Las ganas de darle un amiguito a ese sobrino.
Mudarse y pensar en dos piezas, una para nosotros y la otra para él/ella.

Siempre me dio miedo la idea de otra vida, pero ahora siento que las cosas se acomodan. Veo a mí alrededor y la felicidad de los demás me contagia y me dan ganas.

Por algo se empieza, no?

7 comentarios:

maguitxu dijo...

Es verdad, no cuesta tan caro che!...voy a mirar un rato pa´ tu lado a ver si es cierto que se contagia pues!!!

...

...
(magui en puntitas de pie junto a la ventana)
...

...
aia! tanto no quería ver! puercosss! jajajajaja

YAYA dijo...

Contagieme un poco a mí su felicidad... Y ya que estamos no se asuste por la de idea de traer otra vida, le aumentaran las responsabilidades, pero también los motivos gratos para vivir la suya.

Nala dijo...

Que lindo tener alguien en quien pensar y con quien poder proyectar todo eso. Me gusta, suena lindo.

Se empieza por las ganas, claro que si. Sino estarias condenando a que las cosas no funcionen.

Dele para adelante, niña, y contagie felicidad por acá que buena falta hace, adhiero a don simon...
besosss

Lale dijo...

chan!
qué lindo! quiero sobrino radiofónico!!!

aia voy a chorar!

silvi a. dijo...

Existe y es contagiosa. La felicidad, digo. Me alegro por vos!.
Me acuerdo cuando cocinabamos los dos y cuando miraba la hora porque estaba por llegar y también cuando queríamos darle un amiguito a mi sobrinita.. ahora no tengo eso pero no me pongo mas triste, una porque tuve la suerte de tenerlo alguna vez y otra porque puede volver a pasar.
Besos.

silvi a. dijo...

Existe y es contagiosa. La felicidad, digo. Me alegro por vos!.
Me acuerdo cuando cocinabamos los dos y cuando miraba la hora porque estaba por llegar y también cuando queríamos darle un amiguito a mi sobrinita.. ahora no tengo eso pero no me pongo mas triste, una porque tuve la suerte de tenerlo alguna vez y otra porque puede volver a pasar.
Besos.

Ana dijo...

A todos gracias!!!! y como soy una convencida de que la buena onda y la felicidad se contagian, se las paso con todo gusto. Porque a esas cosas hay que sumarlas y nunca restarlas.

Magui, jaja eso le pasa por andar espiando!!

Simon, es cierto. Hasta hace un tiempo solo veia la parte de las responsabilidades (raro en mi, jajaja) pero de verdad creo que la felicidad que un niño trae es incomparable. Y por supuesto que le convido de mi felicidad, agarre nomás que no le cobro nada.

Lale, vio, vio!! Igual tranquila que no creo que sea prontito.

Silvi, por supuesto que lo vas a volver a tener. Es bueno saber que lo tuviste porque fuiste feliz, y estate segura quye te va a volver a pasar. Yo cuando menos lo esperaba me encontre al chico con el que cocino, ja. Así que arriba, y mejor si empezas a hacer cosas por vos, porque es cuando vos estas bien que podes estar bien con otros. Beso y gracias como siempre.