05 octubre 2006

Nos vamos poniendo tecnos

El paso del tiempo implica muchas cosas.

Para uno siempre es un ir hacia delante, aunque a veces lo que nos toca enfrentar no es grato.
Pero el mismo paso del tiempo hace que ese adelante, comience a convertirse en algo cada vez menos prolongado.
La vida no puedo proyectarse a largo plazo, cuando los años recorridos son muchos ya.

Triste me resulta ver que, mientras mis proyectos cada vez son más a largo plazo, otros ya no me siguen el ritmo. Es la ley de la vida dice, pero duele.

Definitivamente no me gusta reconocer que mis viejos de verdad se están poniendo viejos.

16 comentarios:

Nala dijo...

No sé a qué llamás largo plazo, pero si no sabemos cuanto vamos a vivir, siempre se puede proyectar.

Y no solo tus viejos se estan poniendo viejos... todos lo estamos haciendo (nos guste o no).

Y si en vez de pensar eso te pones a disfrutar y te dejás de joder?!!?!? EH?!?!?! =)
Besote!

Gabu dijo...

Me pasó!Y te aseguro que entré en un estado entre:"panic attack" y "schock",pero así es la ley de la naturaleza más que de la vida...
Será por eso que dicen que si perdés a tu esposo:te dicen viuda;si perdés a tus padres:te dicen huérfano;pero perder un hijo no tiene nombre...
Es un hecho casi natural darse cuenta que el paso de los años nos va poniendo más realistas y tomamos consciencia de que nada ni nadie es eterno...
Triste es obvio!Pero creo que es difícil,casi imposible hacerse a la idea de la pérdida de un ser amado...
Beso!

Ana dijo...

Nala: Esta bien, esta bien!!!! Tiene razòn pero no me rete, jajajaja
Besos

Gabu: Si ni hablar, de todos modos lo que me asusta ahora son esas pequeñas cosas cotidianas que te muestran que ya estan grandes. Tener que decirles las cosas 2 veces o anotarles todo para que no se olviden es algo a lo que lamentablemente me estoy acostumbrando.
besos

YAYA dijo...

Desde que, hace un par de semanas, me di con la noticia de que los papás no lo saben todo (les pregunté de dónde venían los bebés y no supieron responderme), no me quedó otra que aceptar que los viejos no están a la altura de empeñarse a usar un celular de los de ahora que hasta mandan mensajes de texto y todo.

Una pena, se sabe, los viejos se nos hacen viejos y nosotros no podemos dejar de dolernos cuando entrevemos nuestro solitario final.

YAYA dijo...

Ah, y abandoné elsimondice hacia un sitio más personal: donyaya.blogspot.com, por si anda con tiempo de sobra y quiere actualizar mi link.

Lale dijo...

pero lo que ayer era amor
sigue siendo el mismo sentimiento. eso vale

Ana dijo...

Yaya: Ud siempre con las palabras justas. Una de las ùltimas cosas de las que me arrepiento es de haberles regalado un celular... me estan volviendo loca!!!!!!!

Pero es verdad, me veo reflejada en ellos y no me gusta lo que veo.

Beso y gracias por seguir estando; ud es uno de los que màs extraño.

Ana dijo...

Lale: Ni hablar, es eso lo que nos mantiene unidos; y en el fondo es eso lo que hace que los años me duelan a mí màs que a ellos.

Sebastián dijo...

Mi vieja me cuenta 3 veces la misma cosa. Habla y se ofende como nena caprichosa... Es como dicen, la segunda infancia...
Es inevitable. Mi viejo murió hace 12 años con 40 kilos por una leucemia. Es duro ver que no son invencible so eternos, pero hay que hacer tu propio camino y vivir intensamente el hoy en todo sentido. Lo demás es inevitable, como dice Shakira.
Besos.

CaboReyes! dijo...

mire, me dejó sin palabras, se pone a pensar unos en los viejos y si quieren que sean eternos y otros no tanto, hay gente que los prefiere lejos... tal vez lo que pocos dicen es lo que falta hacerles saber que hacen falta, así, con todas las ñañas, con las pocas luces que le quedan y anacrónicos como ellos mismos... hacen falta.

Ana dijo...

Sebas: Mal de muchos consuelo de tontos dicen, pero lamentablemente es la ley de la vida.
Y verlos tan débiles y fragiles sólo nos hace sentirnos más inútiles.
besos

Cabo: Eso es lo más triste. Siempre nos hacen falta, aunque los querramos matar por tener q explicarles 50 veces como prender el celular... definitivamente los queremos.
Besos

silvi a. dijo...

Los viejos son un mal tan necesario como querido. Esos dos me tienen las bolas llenas, pero cuando todo se pone oscuro sé que alguno de ellos me prende la luz, como cuando era chica.

Ana dijo...

Silvi: Hola!! Cuanto q te extrañé.
Como siempre tus palabras son sensatas y certeras.
Es esa misma sensacion de saber que te tiene tan podrida y los amas tanto al mismo tiempo, grrrr.
Pero no importa cuanto jodan, cuando la soga apriete ellos seguro van a estar a nuestro lado.
besos y abarzos al por mayor para vos!!

Anónimo dijo...

yo cuando pienso en esas cosas siempre me pregunto si se verán a si mismos como nosotros los vemos a ellos. si recordarán qué pensaban de sus viejos a los veintipico, y la verdad es que sólo ellos saben ahora si estaban acertados o no.
algún día llegaremos a los sesentitantos y sabremos si lo que hoy pensamos es así.



pd: tengo sueño

magui dijo...

imaginate lo dormida que estoy que me olvidé de poner mi nombre!! jajajajaj

me voy tarareando ... deci q a mi no me importa el poder... igual voy a trataaaar de joderte se}iempre siempre sieeeempreee!!

Ana dijo...

Anónimo: Que buena reflexión! Realmente es una incertidumbre lo que ellos piensan.
Pero creo que se deben dar cuenta de las cosas y como éstas cada día les cuestan más; y calculo que ello no debe ser agradable.
Ojalá llegue a los sesenta con las ganas y la habilidad de preguntarme estas cosas.

Que descanse.

magui: Ah!!!! eras vos avisá bolu.
... con el miedo bandera, la televisión puede más que la escuela....