30 diciembre 2006

No olvidar, siempre resistir


Números fríos indican que ya pasaron 2 años, que fueron 194, que hay sólo 1 detenido, que somos miles los que seguimos reclamando justicia.

2 años atrás, esperando el año nuevo, estaba molesta.
Con las chicas hubo roces por un demo y eso me freno de decirle de ir. Tenía ganas, después de todo la vez pasada la habíamos pasado re bien.
Pero esta vez no iba a ser así.
En casa me quedé y mi único entretenimiento fue, bajar al parque, y brindar con unos vecinos. Mucha charla y mucho calor me acompañaron por un rato.

Después subí y en medio del zapping Crónica me contaba que se incendiaba un boliche en Once. “Qué cagada!” pensé. “El reventón?... Ah! Es el cumbianchero” le explicaba a mi mamá. Y con un poco de desinterés casi doy por terminada la noticia.
Pero no.
Esas remeras no se usan en el reventón. A esas las conocía, las había visto.

Lo que vino después es inexplicable. Dolor, mucho dolor. Ausencias, demasiadas. Vidas tan cortas. Llamados tan indeseables.
Siempre me voy a acordar de la mamá de mi ahijado que llamó a casa y dijo “pendeja de mierda menos mal que estas ahí”

Podíamos haber sido nosotros. Fueron demasiados. Ella era muy chica. Ellos perdieron todo. Nosotros nos dimos cuenta que valemos mucho menos de lo que creíamos.
Ellos todavía no pagaron.
Todo seguimos esperando JUSTICIA.

(Los invito a leer unas palabras mucho más inteligentes acá)

6 comentarios:

Nala dijo...

Sigo sin entender cómo algunos llevaron ahí bebés y cómo los dejaron por 2 mangos a que alguien se los cuide en el baño.

Todo lo que pasó ese día me indigna, pero esa parte es la que más me jode.

Beso enorme.

Anónimo dijo...

Leí tu post y el de la otra chica y más allá de entender el dolor y la bronca, sigo sin saber bien a qué le apuntan. Mis dos hermanas, Aldana y Cecilia, estuvieron ahí el día anterior, pudo tocarles a ellas. La otra chica dice que no cree en la "cadena de responsabilidades" (o irresponsabilidades) pero no veo otra. Como dice Nala arriba, la gente llevó bebés, la gente prendió las bengalas, aunque suene mal decir eso. Los músicos sabían (y vieron) las bengalas, aunque a los fans no les guste escucharlo("Basta de culpar a Callejeros!!"). Y chabán sabía de las puertas cerradas, y todos sabemos de los controles inexistentes, aunque no nos guste.
Ahora, ¿a quién vamos a quemar?

Si yo fuera padre (o hermano) de una de las víctimas tal vez buscaría al primer pelotudo que prendió la bengala y lo quemaría despacito (y amparado en mi dolor) con el Criquet. Pero no estoy muy seguro de que eso sea Justicia.

Ana dijo...

Al escribir esto pense en anular la opción de comentarios, porque no tengo ganas de debatir.
Pero después me parecio mejor dejar que cada uno se exprese, ya tenemos bastantes lugares de opresion como para generar uno más aqui.

No voy a responder a ninguno de los comentarios que hagan, y fundamentalmente no voy a juzgar ni a responsabilisar por lo ocurrido a las victimas.

Simplemente hice este post para mantener viva la memoria y para seguir pidiendo JUSTICIA, no venganza, JUSTICIA.

.:.♪ Titi ♥ dijo...

cuanta razon tenes...
Ojalá en algun momento se haga justicia, mas alla de que eso no devuelva la vida de ninguno de los que la perdieron ahí por lo menos sería un poco de pago por el daño que hicieron, no?
Un beso!

Anónimo dijo...

Que día tan patético!
Lo recuerdo como si fuera hoy,justo pasaba con el colectivo por la zona y en el ambiente se olía que algo raro estaba pasando...
Además de tener un amigo que puedo salir con vida,su mente aún esta atada a ese día y lo estará vaya a saber por cuanto tiempo mas...

JUSTICIA?
No sé si pensar en pedir algo así en Argentina,justo ese dia pasó lo de SADDAM y pensaba en ese tipo de JUSTICIA,y me quedé con el pensamiento en órbita...

2 AÑOS Y TODO SIGUE IGUAL O PEOR,JUSTICIA?
(mirá el caso de la AMIA)

CONTINUO CON MI MENTE EN ORBITA,JUSTICIA?
QUE ES ESO EN ARGENTINA?

BESOTES ANY

CaboReyes! dijo...

Una culpa repartida y un dolor que pareciera repartido cuando en realidad es único en cada pecho, tan único que es al pedo emitir opinión alguna, una vez más a impotencia ante el circo de mierda que terminan siendo los funcionarios públicos, periodistas y demás...