13 febrero 2007

Más que ayer pero menos que mañana

Según los calendarios comerciales mañana es el día de San Valentín, que viene a ser el santo de los enamorados. Todos aquellos que tenemos quien (o quienes, yo no discrimino) ocupe nuestros corazones, sabemos que estos días no existen.
¿Por qué? Dirá algún novio, mientras se quema el cerebro pensando en el regalo indicado.
¿Por qué? Sencillo amigos. Porque el amor no sabe de días ni de horas; porque los sentimientos no se marcan en el calendario; y porque el poder adquisitivo no nos hace mejores amantes al fin y al cabo (sí amigos eso de billetera mata galán, no va con todas nosotras)

Por eso es que me parece más interesante, aprovechar este martes 13 (yo que nunca me he casado y pocas veces embarcado; o al revés ya no me acuerdo bien) para hablar del amor. Además para algo soy hija única, lo cual me da título habilitante para el capricho, así que no protesten che!

Mi “gordito” seguramente no vaya a leer estas palabras, pero no me importa. Lo que me gustaría compartir en este espacio, son esas sensaciones que experimentamos cuando estamos enamorados. Cuando amamos y nos sentimos amados. Esos momentos en los que nada más importa, cuando los dolores del otro se sienten como propios y uno haría cualquier cosa por detenerlos.

Hay algo que me gusta decir cuando hablo de mi amor, y es que amo la persona que soy cuando estoy con él. El crecimiento que nos hemos dado el uno al otro, la fuerza que nos hemos inyectado, el respeto que nos tenemos y la manera en que nos matamos de risa por lo que sea; son cosas que hacen que mi vida tenga sentido. Sobre todo cuando miro para atrás y veo como estaba todo negro, como la vida me pasaba por encima y yo no encontraba manera de seguir respirando. Hasta que, sin querer y sin saber cómo, esa misma vida nos corrió las nubes que no nos dejaban vernos y nos presentó un paisaje encantador.

Hace casi 5 años que compartimos todos y cada uno de nuestros días bajo el mismo techo, y hace un año más que nuestros corazones laten acompasados. Y la verdad no tengo ganas de esperar hasta mañana para decirle que lo amo, y que sin él no hubiera entendido por qué tenía que volver a respirar, y fundamentalmente volver a ser feliz.

Para todos les deseo muchos felices días de los enamorados, tengan o no compañero/a.

9 comentarios:

Gabu dijo...

Ayyyy...ANY!
Me duele éste post...y mucho!
Desde hace mucho tiempo no sé lo que son estas maravillosas boludeces con las cuales el marketing adorna las calles y hace revolotear las maripositas de nuestro estómago a la espera de ese instante casi sorpresa en que el AMOR nos haga sentir sencillamente especiales...

Ups! Creo que te cagué el post! Pero vos dejaste una frase que aún el día de hoy la recuerdo y la siento:"amo la persona que soy cuando estoy con él...",esto es magia!

Mejor me voy con mi casi eterna nostalgia a mi casita...

P.D.:disfrutá de TU AMOR ANY,mucho hoy,mañana,pasado,todos los días son un nuevo comienzo...

¡FELIZ DIA PARA AMBOS!
TE DEJO UN SUPER BESAZOOOOOOOOO

YAYA dijo...

feliz día, entonces (esta fiesta me trae algo de tufillo a impostura yanqui, pero si da para celebrarla, habrá que hacerlo).

Ana dijo...

Gabu: Gracias Gabu! y arriba los corazones que una, al fin y al cabo, siempre esta enamorada de algo; aunque más no sea de la vida.
Besos y fuerza que ya va a llegar esa mariposa en el estómago.

Yaya: Pero claro que es un festejo yanqui! por eso el post es del día 13. O ud se piensa que yo le hago caso a esta gente? pst
Besos

Lale dijo...

aaayyy que lindos que son!

igual gracias a que ayer fue el dia de ayer, yo cociné!!!!!

Ana dijo...

Lale: Bien ahí! eso sí que demuestra el verdadero poder del amor :)
Besos

CaboReyes! dijo...

A mi punto de vista y circunstancias por lo general cuesta hacer coincidir el día de los mayores arrumacos con el de San Valentín esto de la convivencia hace marchar a uno con otro reloj...

Ana dijo...

Cabo: es verdad! pero lo bueno de la convivencia es que no hace falta esperar a determinadas fechas para los mejores arrumacos.
La mejor noche de su vida puede ser un martes a la mañana, y eso sí que es amor!
Besos

Anto dijo...

Feliz día!

Sí, hoy, 21 de Febrero, ¿y?
¿No era que no había días para el amor?


Saludos

Ana dijo...

Anto: AY, llegó justo que estaba por empezar la fiesta!

(por supuesto que no hay días!)
Besos y bienvenida