28 febrero 2007

que será?

Será que una se pone grande? (por no decir vieja)
Será que la paciencia se agota? (por no decir que nunca tuve)
Será que a la distancia las cosas se van mejor?
Será que después de todo las cosas nunca cambian?

No lo sé.

Pero los caminos me resultan claros ahora.
Cambio el rumbo o enloquezco. (aún más)
Por estos días estamos intentando la primera opción.

Lo positivo es que cuando tenga hijos ya sé lo que NO se debe hacer con ellos, para no desequilibrarlos psíquica y emocionalmente.
(de todo lo malo se aprende,no?)

13 comentarios:

Nala dijo...

Anita, cuando tengas hijos vas a cometer otros errores diferentes. No los que tus viejos cometieron con vos, sino otros nuevos. Porque la perfección no existe, y porque los errores de los padres muchas veces suceden porque nos quieren cuidar demasiado (y se les va la mano).

Muchas veces, no todas.

Beso enorme y ánimo

YAYA dijo...

Cambie el rumbo, sin duda. Cuando no existía la siquiatría, las personas no enloquecían sino se endemoniaban y nadie culpaba a los padres de hechicería.

Lo bueno de los errores que nuestros viejos cometieron con nosotros es que nos dan una excusa para no perdonarles habernos incomodado con esto de la vida.

Agustín dijo...

Me pasa lo mismo a veces. En vez de rechazar la idea de la familia por tener una mala experiencia con mis viejos, no le guardo rencor. Me gustaría formar una, y pienso en todo lo que no les haría (y lo que les haría) a mis hijos que no me hicieron mis viejos.

Salú!

Ana dijo...

Nala: Sí seguramente yo cometa con mis hijos los errores del extremo contrario a mis viejos.
Pero la verdad aca le aseguro que se les va la mano.
besos

Yaya: Lo del locologo lo descarto porque no creo en el inconsciente, así que esa no es mi solución.
Yo no les guardo rencores por someterme a la vida, lo que no les entiendo es la tenacidad que tienen para complicarmela.
Saludos

Agustín: Coincido totalmente! Es que el vínculo es tan único que uno quiere siempre hacerlo mejor. Lo bueno es que aprendimos que no hacer, lo inteligente sería no olvidarlo en la práctica, no?
Saludos

CaboReyes! dijo...

Pocas veces me puse a reflexionar sobre la cuestión del traspaso generacional de errores respecto a la crianza de los primogénitos pero esa frase es recontraconocida "no cometer los mismos errores..." y casi en un tono de superioridad no? lo que se escapa entre los dedos que ese ser hijo de uno es un ser humano y es un verdadero quilombo criarlo, papis criaron a uno sin reproducir errores del abuelo y después uno hará lo suyo in reproducir los errores de los papis y a la vez cometiendo otros (y hasta tal vez los errores del abuelo que los papis no cometieron) jodido no? y cuando se pone tensa la conversación viene el remate que Ud. misma le dirá a sus hijos "llegaste a grande o no? ya esta!"

Sergio M dijo...

¿Será también que los padres envejecen y se ponen chotos, mal que nos pese, y que ser adultos es parecido a ser Túpac porque te estiran de todos lados como para desguazarte, y que uno va a evitar joder a los hijos mientras le funcione bien la caramelera, pero que después no sé?

Martin Mantra dijo...

Los padres sirven para saber como no debemos tratar a nuestros hijos.

Los padres sirven para sustentar la industria del psicoanálisis.

Los padres sirven, además, para que sepamos amar y odiar a mismo tiempo.

Ana dijo...

Cabo: Yo creo que si las personas se tomaran el trabajo de pensar lo que significa tener un hijo, la población de este mundo se hubiera terminado hace rato. De verdad se lo digo! Y mire que hace años vengo meditando la idea. Pero bueno, la tarea no es fácil, eso esta claro. El tema es porqué ponernos piedras en el camino cuando las cosas se nos están haciendo simples? La respuesta no la sé, seguramente me la den mis hijos, el día que me recriminen mis errores.
Besos

Sergio: Sin lugar a dudas su reflexión es la que más interesante me ha parecido.
Lo que usted marca no es un detalle menor, vio que dicen que los viejos se vuelven caprichosos como los chicos.
Será que ya me está tocando ser la madre de mis padres?
Saludos!

Martín: Bienvenido!
Ok con la primera. En mi caso no sumo para la segunda, no creo en el psicoanálisis.
Y la tercera me parece que hace del vínculo una cosa única.
Gracias! y Besos

Agustín dijo...

Espero no olvidar, sí.
Es que somos esclavos de nuestras palabras. Y a las palabras se las lleva el viento.
Entonces, somos esclavos del viento.
Me fui a la mierda.

juanita's dijo...

Es todo un tema, yo siempre pienso si algún día seré buena madre o si llegare a cometer los mismo errores que mis viejos y una de las cosas que me frenan es esa, Tengo miedo de ser una mala madre!!! Pero es normal que se tengan esos miedos tener un hijo no es como comprar y criar un perro, no se anda pariendo chicos como quien compra caramelos.

Bue...salvo la de la villa el cartón que tenia 17 hijos y 50 y algún año de edad.

Ana dijo...

Agustín: no se si le entendí o se me volaron las ideas.
beso

Juanita´s: Tal cual! Es como dije antes, si todo se tomaran el trabajo de pensar en lo que realmente significa tener un hijo; serían muy pocos quienes lo tengan.
Igual creo que, auque sea con miles de errores, si hay amor una termina siendo una buena madre, no?
Al menos esa esperanza me queda.
besos

Nala dijo...

Es que encima, muchas veces proyectamos en la familia que queremos formar (algún día) todo aquello que no tuvimos de chicos.
Mi ejemplo es claro, mi psico dice que nací en un iglú (por lo afectivamente frío) y yo pienso que en mi familia podrá faltar el pan pero nunca faltará un abrazo.

Y así saltamos de un extremo al otro, por eso nunca se equilibra la balanza.

Ana dijo...

Nala: Tal cual, vamos al lado opuesto que es igual de malo.
Que copada su psicologa! :(
Besos