08 abril 2007

BASTA

LAS COSAS NO SON ASÍ, ESTÁN ASÍ.
Y LAS VAMOS A CAMBIAR.
(Paulo Freire)

Todos somos Fuentealba, todos somos victimas, todos decimos basta.

10 comentarios:

Lale dijo...

anita, elegí esta misma frase para estos días.
basta, claro que basta.
cómo puede estar pasando esto?

Nala dijo...

Yo diría que todos somos victimas, HASTA QUE decimos basta. Hasta que nos decidimos a cambiarlas.

=)

Beeeeso!

YAYA dijo...

Los hijos de puta (permitame el término) no entienden los "basta" hasta toman del vaso que ellos mismo sirven.

Soy docente y aunque no lo fuera, la indignación que me sobreviene cada vez que repaso el incidente en Neuquén me corta la respiración. Y la impotencia...

Ana dijo...

lale: no se como puede ser que pase; pero estoy convencida que no DEBIÓ pasar.
besos

nala: seguramente. sólo que hay tantoas bastas que decir, que a veces las voces no nos alcanzan. Por eso hay que seguir luchando.

yaya: le permito todo lo que quiera, porque no hay otra manera de decirlo.
Sobich dijo (textuales palabras): "si los que quieren sacarnos las cosas la fuerza nos gobiernan, entonces estamos mal"
Que claridad para ver su posición, no? Lastima que no hablaba de él. Quien le sacó por la fuerza la vida a una persona y encima tiene cara para seguir justificandose.
Dan ASCO

Patto dijo...

Presente.

Ana dijo...

Patto: Gracias! es muy importante que todos estemos presentes.
Saludos

Una que anda por ahí dijo...

Darse cuenta de eso que decía Freire es fundamental.
Sobre todo frente a tanto pelotudo suelto que te dice "¿Y qué hacemos? ¿qué proponés?", repitiendo que no hay plata para tanto aumento en el país del superávit constante...

Fuerza!

Ana dijo...

Una: Cuanta razón compañera!
Creo que los hijos de puta que reprimen, son casi tan despreciables como la clase media de culo cómodo que solo sale a la calle a protestar cuando le tocan el bolsillo.

Besos

magui dijo...

ahí tienen la verdadera inseguridad, muchachos bigotudos... el estado democrático para que no reclames te mata, para que no declares te desaparece... es aterrador, es inverosímil...y sin embargo uno al otro dia, como si tal cosa, se levanta, va a trabajar y frena en el semáforo... y así...

Ana dijo...

Magui: y donde estaba Blumberg en ese momento?
Cuanta razón que tiene el pobre señor, los derechos humanos son para los delincuentes.