23 junio 2008

Un día de furia

Pocas veces en la vida sentí miedo. Pocas veces tuve la certera sensación de que todo se terminaba en ese instante y que nada iba a poder hacer para evitarlo.

Algunas veces esa sensación era hacia un ser querido, de sentir que se me iba; que esa era la última y me sentía tan inútil que la impotencia me revolvía las entrañas.

Pero la semana pasada me sentí así, indefensa, inútil, frágil, y creí que nada de lo que yo hiciera iba a poder sacarme de esa situación. Y por primera vez experimenté el miedo a que algo me pasara, no por mí, sino por mi hija. Sentí que mis piernas no iban a poder correr lo suficientemente rápido, ni mis manos defendernos lo necesario.

Venía de trabajar y me iba para casa, estaba en el colectivo. Viajo en un diferencial que va por autopista, y apenas subió a la autopista el colectivo se rozó con un auto. No fue un choque, porque fue muy, muy leve. Pero se tocaron un poquito. El señor del auto, paró el coche adelante del colectivo para no dejarlo seguir y se bajó. Yo venía sentada en uno de los primeros asientos, así que veía todo perfecto.

Este señor apenas se bajó del auto se acercó a la ventana del colectivo, del lado del chofer, y empezó a pegarle a los vidrio con un fierro que tenía en la mano. No dijo nada, directamente empezó a los golpes contra los vidrios del colectivo. Rompió esa ventana, siguió por el parabrisas y fue hasta la puerta del colectivo intentando subir. Los pasajeros del colectivo empezaron a gritarle que pare e incluso algunos querían bajar a pegarle, lo cual por suerte no pasó. En medio de todo el caos, alguien llamó a la policía que por suerte llegó muy rápido.

El final del cuento me tuvo a mí declarando como testigo en la comisaría; porque estaban todos indignados pero cuando llegó la policía desaparecieron todos rápidamente. Y yo como no quise bajar del colectivo, dado que estábamos en el medio de la autopista, y esperé a que llegara otro colectivo donde poder subir; terminé quedando solita así que tuve que salir de testigo.

Digamos que eso no me molestó tanto porque por suerte fue todo rápido, y dada mi panzota la policía se portó bastante bien conmigo y aceleraron todos los trámites.

El tema fue el susto que me pegué cuando pasó todo eso; la verdad hasta terminé declarando contenta porque no quería ser cómplice de semejante locura. Encima estaba indignada porque este señor estaba con su mujer y su hijo de unos 3 años en el auto; la pobre criatura lloraba desconsolado mientras el padre estaba dando semejante espectáculo de violencia, y la madre lo secundaba insultando al chofer del colectivo en todo los idiomas.

Después que llegó la policía y todo empezó a calmarse yo fui respirando hondo y pude calmarme, pero la verdad que en el momento me asusté mucho, me sentí tan vulnerable, como que me podían lastimar y yo no iba a tener la posibilidad de defenderme; fue muy feo. Ver los vidrios estallar delante mío, ver a poca distancia de mi panza como este hombre revoleaba el fierro tan descontroladamente, ver tanta violencia injustificada me hizo muy mal.

En el momento que paró toda esa violencia, me senté y sentí que tenía la panza bastante dura, de a poco y a medida que respiraba hondo eso se me fue pasando. Y al ratito sentí que la gordita se movía y eso me calmó bastante; me parece que porota me quería hacer saber que ella a pesar del susto estaba bien. Por suerte no nos pasó nada, pero fue un momento bastante feo y la verdad nunca me había encontrado en una situación así, y al estar con la panza me sentí más indefensa aún.

Que nos está pasando a todos? Me preguntaba mientras volvía a casa después de testificar en la comisaría.

El auto sólo tenía un mínimo raspón en el espejo del acompañante. Este hombre arriesgó su vida al bajarse del auto en el medio de la autopista, y lo mismo hizo con la vida de su familia. Ni hablar que al chofer si hubiera podido le reventaba la cabeza, y tampoco pensó en lo que nos podía pasar a los que estábamos en ese colectivo, que nada teníamos que ver con el choque.

Creo que lo único que rescato de toda esa locura, es la terriblemente intensa sensación de querer cuidar a mi hija de semejante caos. Por primera vez me sentí responsable frente a algo malo que pudiera pasarle, y sé que ella se dio cuenta cuanto yo necesitaba protegerla.

22 comentarios:

tia elsa dijo...

Querida Ana: que momento tan terrible, me imagino tu desesperación y la sensación de indefención, sobre todo sabiendo que llevas una vida en tu vientre. Menos mal que no paso a mayores. No se que nos pasa o que les pasa, porque muchos de nosotros no somos así de violentos, creó que la gente descarga ante un hecho fortuito toda la bronca y frustración de su interior, eso habla de una sociedad muy pero muy enferma.

Me alegro que estes bien al igual que tu bebé, cuidate mucho,un abrazo de oso Tia Elsa

Carito dijo...

Hola Ana, no te conozco pero queria darte mi solidaridad por ese feo momento que pasaste... qué horrible.
se me puso la piel de gallina al leer e imaginar la situación de mierda.
:(

Un beso grande.

Silvana dijo...

Por Dios! Qué locura ese tipo. Me parece aún más terrible sabiendo que expuso a lo mismo a su familia! Pobre nene!
Me imagino el susto y la angustia que habrás pasado. Por suerte quedó solo en eso.
Un beso grande.

la cigarra silvi a. dijo...

Siempre pienso en eso cuando voy manejando, que un loco así se me cruce, o como el otro día que vi como unos en una moto le rompían el vidrio a un auto que estaba en el semáforo un poco más adelante para robarle.

Me da bronca estar a la merced de la locura ajena, pero bueno, tampoco se puede estar pensando en todo lo que puede pasar, supongo que lo mejor es estar alerta.

Otra cosa. Te diste cuenta que una no se cuida sino hasta que tiene un hijo? a mí me pasa así ahora.

Besos y cuidense las dos!

mar¡a! dijo...

es verdad lo que dice silvi, es que nos creemos que nunca va a pasarnos nada, hasta que alguien tan chiquito depende por completo de nosotros.
en mis dos embarazos me paso lo mismo, una sensacion de responsabilidad tan infinita que se me hace bastante dificil disfrutar, siempre pensando y si algo pasara? y la culpa, y esas cosas de mujeres, que vaya a saber por que.
Cuando la tengas en brazos la sensacion se agranda, los primeros dias pasas horas observando, que este bien, que respire, que este calentita, se va pasando, aunque nuestro instinto de supervivencia ahora solo sirve para proteger a otro.
besos, y ya paso... por suerte fue solo un susto.

Erupipu dijo...

que terrible Anita....horrible...ponen en peligro las vidas de todos, los locos como este tipo....por eso yo le pido por favor a P que nunca se pelee con nadie porq no sabes con que te pueden salir ojala y tenga su castigo aunque sea un curo de control de la ira no se...igual lo bueno es que estas bien...vos y porotis también...un besaso por el susto :)

ana+) dijo...

Tía: Gracias! Sí, yo creo que este hombre estaba nervioso por otra cosa, pero bueno no es manera. Por suerte no fue nada. Besos

Carito: Gracias por pasar!! La verdad fue un momento de mierda. Besos

Silvana: No sabes lo que lloraba esa criatura. Yo lo miraba, y rogaba que no bajara del auto, porque estábamos en la autopista!!!! Sí, por suerte fue solo un susto. Besotes

Cigarra: Ni hablar! No podemos vivir con miedo, ni paralizarnos por lo que puede pasar. Pero estas cosas como que te sacuden, y sí me toca más por porota. Creo que si no hubiera sido por ella, me hubiera cagado de risa de la situación. Besos a las 2

Mar¡a: Totalmente!! Hay veces que veo noticias o cosas que pasan y me agarro la panza pensando que no quiero que nunca le pasa nada a mi nena. Trato de no volverme loca, pero la sensación de responsabilidad es tan fuerte que me supera; y la sola idea de pensar que algo la pueda lastimar, aunque sea un poquito, me vuelve loca. No quiero pensar lo que va a ser tenerla en brazos!!!! Besotes

Eru: Sí, uno trata de no pelear. Yo antes contestaba a todo el mundo, si me empujaban por la calle enseguida se lo hacia notar a la persona, era un desastre no me callaba nunca. Ahora estoy más calmada, y no porque no me molesten las cosas, sino porque no sé como puede reaccionar el otro. Gracias y besos para vos tb

La Vidu dijo...

Mientras te leía me acordaba de ese video que publicaste hace poco "los chicos ven, los chicos hacen". Y me dan gasn de llorar junto a ese nene de 3 años.
Una vez viví una sitación similar (lamentablemente no es un hecho aislado). Gracias a Dios tampoco pasó nada y el del auto se bajó son un pedazo de goma dura y no con un fierro. GRACIAS a Dios tampoco tenía un arma, q sino... tal vez ni la contamos.
Imagino los nervios porq tb los viví, auqnue sin la panza, q seguro que será más shockeante.

Igual que la cigarra, me da bronca estar a la merced de la locura ajena.

Besotes de alivio a las dos.

Sergio dijo...

feo el susto de verdad, pero lo bueno es que no paso a mayores y que tu y tu bebe estan bien.

Cuando estan en riesgo los hijos el temor es muy grande, no hay nada que nos duela más.

Saludos

cyn dijo...

que momento horrible que pasaste Ana. Cuanto lo siento. Pero lamentablemente este pais se está tornando violento. Todos actuamos en el día a día con violencia. No te digo que vamos rompiendo vidrios, pero si que tenemos conductas de un pais que está enloqueciendo y sacando toda esta furia por cualquier lado. Lamento por vor, y por ese niño que vio a sus papás como se enloquecian por un simple raspón, por algo tan material como un auto.
Suerte que esa porotito te agradeció rápidamente tus cuidados.

besos enormes

VF dijo...

Ana:
me pusiste piel de gallina. Lo que te paso fue terrible, y lo mas lamentable la violencia a la cual nos vemos sometidos cotidianamente. Como ese hombre no penso en las secuelas que le puede haber ocasionado a su hijo que no se va a olvidar ese episodio nunca? como se puede tener tanta ira contenida y no pensar en victimas inocentes?
Lo que vos tuviste es ni mas ni menos que instinto maternal... y es hermoso que vos en medio de tanto caos priviligies la vida. Me hace pensar que todavia hay gente que vale la pena.
te mando un beso a vos y a porota que se hizo notar cuando mas la necesitabas!

¤Jû€nðy dijo...

la gente se ha vuelto ahora tan bruta! en serio.. es desesperante como pueden ser tan ignorantes!? la licencia es xra conducir no xra matar.. xro ahora le dan a cualquier subnormal q tenga dinero
..gracias a Dios q nada te paso ni a la pancita..
como es el amor de madre no? recuerdo en un accidente de autos, mi madre se abalanzo sobre mi xra evitar q algo me pasara, sin importar si sobre ella reventaran todos los vidrios T_T

Maguitxu dijo...

ay por favorrrrrrrrrrrrrr!!!!! que angustiaaaaaaaaa!!!!!
si si, a partir de ahora, dejamos de lado el heroismo que te caracteriza, nena(s).
Y pensé exactamente lo mismo que Dany ...ese nene de 3 años..."los chocos ven, los chicos hacen" y en serio, dan ganas de llorar con él.

porotita... cuidámela a mamá, si?

ana+) dijo...

Vidu: a mí me da muchísima pena estar a la merced de la locura ajena, pero bueno es lo que construimos entre todos. Besotes

Sergio: Sí, es verdad. Creo que finalmente entendí lo que tantas veces me dijo mi mamá “si te pasa algo yo me muero” Besos

Cyn: Sí, la verdad que estamos todos cada día más locos. Pero porota se portó de 10. Besotes

VF: Sí, es verdad. En el medio de tanta locura yo sólo pensaba en mi panza y en que porota se vea lo menos afectada posible. Esa es la luz de esperanza que nos queda, no? Gracias y besos

¤Jû€nðy< cada día veo las cosas que hacen los que van manejando y me pregunto si son tan idiotas o lo hacen a propósito, es realmente indignante ver como se abalanzan con los autos sobre los peatones. Eso tb es violencia, y parece que ya nadie la nota.
Besos y gracias!

Magui: al heroísmo se lo comió porota, pero estas cosas me pasan por encima como ves.
La verdad una mierda todo, menos mal que la gorda me re cuidó 
besos

Constanza dijo...

qué nervios! QUÉ NERVIOS!!!! qué feo, ana!! pobre porotina. pero ella se encargó de avisarte que 'todo bien, má, estoy bien'... son lo más los bebés, desde que son porotines, nomás!
un beso.

Alita dijo...

Que momento horrible Ana!!!
Es increíble la violencia que hay en todas partes, uno no puede vivir tranquilo.

Besos

ana+) dijo...

Cons: la verdad muy feo, y gracias a porota fue todo un poco menos terrible.
besotes

Ali: sí, la verdad esto lo vemos en diferentes dimensiones todo el tiempo. Una pena.
Besotes

madre hay una sola dijo...

Ah querida, bienvenida a la maternidad. De ahora en más, si sube el dólar vas a pensar si eso perjudica a tu hija, si los ruralistas cortan la ruta vas a preocuparte por no tener carne para que coma tu hija, si te cortás con una motosierra no importa pero que tu hija no se haga un rasponcito en la rodilla, y así.

madre hay una sola dijo...

Y al señor del auto le mando un saludito enoooooorme. Pobre el hijito.

tia elsa dijo...

Hola Anita, pasaba por tu ventanita a saludarte, desearte un lindo fin de semana y también para saber como estás vos y tu porotito, espero que todo bien, besitos Tia Elsa-

Jime... dijo...

Ay! que situacion de mierda!
Yo soy re cagona, y esas cosas me ponen de los pelos, me dan mucho miedo! Pero, a partir de que nació Eli me empecé a sentir mas... fuerte? no se, mas segura o algo... en fin, algunos nos tomamos las cosas con responsabilidad y otros (como esta bestia, digo, señor) parece que les importa nada... que pena por ese niñito, que pena!
Y en fin, como decis vos fortaleciste el vinculo con porotina :)
Uffff... da para escribir un libro, pero ya... creo que mas palabras sobran: te dejo un abrazo eeeeenooorrrmmmeeee!!!

ana+) dijo...

Madre: No lo había pensado así, pero es verdad! Te podría decir que fue la primera vez que me sentí "mamá" así con todas las letras. Porque de verdad no me dio miedo por mí, sólo pensaba en la porota.
Eso es lo lindo de toda esa locura :)
Besos

Tía: Gracias igual para vos! Acá estamos muy bien por suerte.
Besotes

Jime: Te juro que cuando vi al nene no lo podía creer! Mientras estaba al lado del tipo (cuando viono la poli y le leían los derechos) tenía unas ganas de preguntarle cuanto valía su auto? porque para hacer pasar a su hijo por algo así, no sé debía ser de oro!
Gracias PANZONA! :)
Besotes