23 junio 2009

La insoportable levedad del ser

Estoy en unos días raros:
-Reponiéndome de una gripe que mutó en mastitis.
-Comenzando con un curso que se supone me pondrá en actividad laboral nuevamente.
-Esperando que llegue el llamado para levantar todo y mudarnos de ciudad.

Todo eso pasa por estos días; pero mucho más pasa por dentro de mí.
No lo puedo explicar. Me resulta casi imposible ponerlo en palabras, pero la incomodidad me persigue permanentemente. Nada me conforma, todo me parece vano; y para colmo de males el malhumor se me está haciendo amigo.

Mi hija es una luz, pide upa y me dice "mamamamamamama".
Y yo que todavía no entiendo como es que me quiere.

Al pobre hombre que duerme conmigo le exijo en silencio más de lo que puede dar; y me enojo a escondidas por todo eso que me faltó. Lo veo ir y venir por la casa como si fuera un extraño, y peligrosamente hay momentos en los que no tengo ni ganas de hablarle.

Vino mi suegra de visitas y se encargó de recordarme todas y cada una de las cosas que me molestan de ella. Dentro de poco viene de nuevo, por si es que no me quedó claro alguno de sus “102 métodos para criar bien a un hijo”.

De vez en cuando me agarran los ataques de despojo absoluto, y me siento plena, sólo porque el rosal dio un nuevo pimpollo. Pero esos momentos, me duran cada vez menos.
Así que voy ocupando mi tiempo con cosas. Mil cosas. Tejido, cocina, matronatación, limpieza, trámites, etc, etc, etc. Eso hago, lleno las horas para no poder ver lo que me pasa. Internamente lo sé; pero por ahora me vengo esquivando a mí misma.

Va pasando el tiempo, y se supone que la vida debería encaminarse; pero la mía sigue tan a la deriva como hace 8 meses atrás. Y como si esto fuera poco, se viene el cumple mes! Y yo que por primera vez no tengo ganas de festejarlo.
9 meses! Alguien me explica por qué me duelen estos 9 meses?
Es como parir otra vez? Siento que estoy soltando algo, que no quiero soltar.
Que Suyay va y viene (y aunque pida mucho mamá) ya puede hacer lo que quiera sin mí. Y eso que se suponía iba a estar buenísismo, no lo es tanto.
No hay..... que me venga bien, lo sé. Así estamos, y para peor hace frío....

5 comentarios:

Fernando dijo...

Vuelvo a leer después de un tiempo, y la encuentro surfeando en esta ola de sensaciones que suben y bajan... y de alguna misteriosa manera con dejavu de cosas que yo mismo he dicho. Las olas son como son... suben y bajan, y de esa manera me sentía antes de llegar a este lugar donde encontramos lo que antes estaba en nuestros sueños, y donde el ritmo de las cosas es distinto. No es un momento fácil, y se necesita mucho valor para pasarlo, pero pasa, así como pasa cada etapa del desarrollo de Suyay.
De todas maneras, no extrañes. Descubrí que todo se puede volver a vivir, y que es cada vez mejor.

Saludos

juli dijo...

Lo que te pasa me suena che.....Y ES EL PUERPERIOOOOO!!!!!!!...etapa rara si las hay....hace un tiempo leí algo muy interesante que escribió Ctaherine Doltó sobre los 9 meses...ella habla sobre la vida intra y extraútero y marca un quiebre en esos primeros 9 meses de la vida extraútero o áerea.....repercute en ambos, tanto en la mamá como en el bebé...pensá que es la unidad máxima de tiempo que conoce Suyai......beso

Lale dijo...

yo te quiero igual! porque ademas sos transparente como agua de arroyito.

ahora te llamo.

Sergio dijo...

Ana que difícil la planteas, no se creo que deberías de estar superfeliz con Suyai, así lo creía yo, pero tal parece que no del todo.

¿Quién soy yo para darte concejos?

Pero te diré que todos pasamos por momentos terribles en esta vida, pero con paciencia y calma los vamos superando, creo que contigo debe de ser igual, es una mal racha y sólo eso.

Respira profundo y refuerza tu fe en ti y en Dios y veras que las cosas cambian.

Un abrazo

Ana (versión mamá) dijo...

Fer: Hermosas palabras. GRACIAS!

Juli: La verdad q es tan difícil todo que a veces parece que estamos re locas! Gracias linda, besos

Lale: Me postulo para las próximas elecciones entonces :)
Te quiero!!!!!

Sergio: Es difícil de explicar! Estoy feliz por mi hija, la amo y no quiero dejarla por nada del mundo. Pero al mismo tiempo, hay momentos en los que me siento encerrada.
Pero seguro que va a pasar.
Gracias y besos