17 julio 2006

Cuesta arriba


Se hace largo el camino y siento la cuerda cada vez menos firme.
La cima parece inalcanzable.
No hay horizonte cercano; solo frio y soledad.

Si es como dicen, y lo que cuesta vale; al final de este camino tiene que estar el duende con la olla de oro.

10 comentarios:

YAYA dijo...

Por si las moscas (por si al final del camino está el duende con la olla de oro) no se achique, que no todos los arcoiris tienen esa apariencia multicolor que les dio fama.

magui dijo...

An... ojalá no llegues nunca a la olla de oro, y que el camino sea largo, larguísimo... "caminando, caminando, voy buscando libertad, ojalá encuentre camino para seguir caminando" El tema no está en encontrar, sino en la búsqueda.
Ojalá, eso si que si, sea menos empinado, y simpre tengas las manos propias y ajenas que tenés para meterle fuerza a la soga... pero te deseo camino, mucho camino.
Abrazos. Besos. Fuerzas. kilómetros.

Ana dijo...

yaya, la ferrea sensacion de que el duende esta al final del camino es lo que me hace seguir adelante.
Gracias!

magui, esa es la idea!! Que haya camino, pero no siempre cuesta arriba. Aunque más no sea un descanso y después arranco de nuevo.
El camino estoy decidida a recorrerlo, las manos ajenas ayudan mucho porque las propias estan bastante cansadas; solo me gustaria un descanso para recargar fuerzas
beso

Ana dijo...

Help!!!!! Había otro comentario más que llegó, pero no se que pasó. Puse publicar todos y solo aparecieron el del yaya y el de magui.
Daniel creo que era el autor del otro comentario, porfa mandalo de nuevo, dado que no tuve la más mínima intención de censurarlo.
Gracias!!

Nala dijo...

AAAAaaayyyy cuaaaanta razón tenés!!!
Mil veces me dijeron que el esfuerzo vale la pena, que nada que sea bueno es gratis, que el "pago" es previo... con lo que estoy pagando, mas vale que me den una mansion en los alpes suizos!!!
:o(

Besote!

Ana dijo...

Nala, entonces mi escalada de la foto es para llegar a tomarme unos mates con vos en tu mansión!! jajaja

Manquius dijo...

Se supone que el duende no está en la cima de la montaña, sino al final del arcoiris... a veces no es tan bueno vivir cuesta arriba como ir juntando flores por la pradera. Igual te aviso que encontré mi duende (una duende), pero la olla no tenia oro, sino tarta de manzana. Igual me concedió los tres deseos que le pedí, y hoy me siento feliz de intentar cumplir los de ella...

Ana dijo...

Manquius, que bueno que encontraste tu duende! Mi olla espero que no tenga oro, sino salud y paz para quienes mas quiero. A veces no es valor de auqello que tenemos sino lo que vale para nosotros, lo que hace el tesoro tan preciado.
Besos y tranquilo que ya falta poco para que la flia se agrande!

Lale dijo...

anita, estirá la mano. dale, ahí está, te agarré, te ayudo.
te quiero

Ana dijo...

si? adonde estás? ah, ya te vi.
No llegó, casi, un poco más.
Ahí está!!!
Gracias!
yo también