18 agosto 2009

Como dejar de ser madre para empezar a ser madre

En unos días raros de búsquedas internas y peleas impuestas; me di cuenta de algo que me hizo ruido y (la verdad) no me termina de gustar.

Hace mucho, mucho (pero mucho) tiempo que vengo jugando un juego familiar que NO me gusta.
Ser la madre de mis padres es algo agotador y desequilibrante.
Ya no quiero jugar más. No puedo, porque ahora efectivamente tengo una hija que pide, reclama y necesita de su (verdadera) mamá. Y tener 3 hijos es un trabajo difícil.

Empiezo a repasar, a repensar lo pasado. A recordar momentos, en los que una y otra vez, yo solita iba armando el camino de la familia.
No me gusta, no me parece justo. No lo entiendo.
Intento no demonizar, porque al fin y al cabo, hicieron lo que pudieron y me dieron muchas, muchísimas cosas buenas. Pero quiero y necesito dejar de jugar el rol en el que ellos están cómodos, y yo hago y deshago. No tengo fuerza, y no tengo ganas.

El "hace lo que quieras" que mi padre repitió hasta que dejó de funcionarle, me resuena mil veces en la memoria.
Los reclamos innecesarios porque siempre me porté demasiado bien, hoy se hacen presentes de una manera que nunca antes.
El llanto de mi madre me ahoga.
El silencio de mi padre me deja sorda.
Las cosas no dichas, las "mentiras piadosas", las pasadas de facturas, los favores realizados para después echar en cara, y la millonada de veces que los senté a la mesa para que "hablen en vez de pelear"; hoy me pesan mucho.

Yo sólo quiero refugiarme en lo verdaderamente mío, y dejar (pero esta vez de verdad) de jugar a la mamá.

8 comentarios:

tia elsa dijo...

A veces es necesario poner límites, cuando no se establecen terminan ahogandote, hoy reaccionaste, no lo dejes pasar. Besos tía Elsa.

Sergio dijo...

Completamente de acuerdo con Tía Elsa, tenemos que tener la valentía de romper con aquello que esté haciendo sombra a nuestro papel como padres, así sean nuestros propios padres, actúa con firmeza y pensando sólo en TU FAMILIA no en la familia que formaron tus padres.

Saludos

Ana dijo...

Tía y Sergio, Gracias por sus hermosas palabras
Besos

Silvana dijo...

Creo que es lo correcto. Suyay te necesita, pero no de cualquier modo, te necesita entera y tranquila.
Un beso grande.

Turca dijo...

:)

Ahí vamos Anita.

Te quiero!

Ana dijo...

Sil: Es así, ella me necesita tanto que no tengo resto.
Besotes

Turca: Sabes que si hoy escribo esto, es porque vos me ayudaste a sacarle punta al lápiz, no?
Te quiero! Y GRACIAS

Sil dijo...

No sé qué agregar, el post está redondito, la situación y tu manera de pararte frente a ella no pueden ser más claras. Ojalá puedas hablarlo con ellos y salga algo bueno. Fuerza y abrazo.

Ana dijo...

Gracias Sil!!!
De hablar digamos que me cansé, estoy poniendo en práctica todo ahora. Es mucho más duro, pero creo que más efectivo y estoy convencida que muy necesiario.
Besos míos y de la princesa elfa :)